Categorías
Diario personal Educación fundamentos Psicología

Inteligencias múltiples

Diariando con todas nuestras potencialidades.

Cuando yo estaba en la escuela de mi pueblo, a principio de los 70 del siglo pasado, nuestros maestros solían dividirnos en dos grupos: aquellos que sabían resolver problemas matemáticos y hacían bien el análisis morfológico, y los otros, los que «no iban a ser nada en la vida». La Vida, sin embargo, gracias a Dios, no les dio la razón. El que no hacía a veces los deberes y se llevaba algún que otro guantazo, terminó siendo el dueño de un gran concesionario de coches, porque era capaz de venderle un camión de arena a un saharaui; y el listo de la clase, que iba para genio, acabó siendo su contable. Y es que no bastaba saber hacer una raíz cuadrada para tener éxito…

¿A qué se debe esto? A que la escuela solo medía una inteligencia: la lógico-matemática, y poco más. De allí la gran importancia que tiene el que en las últimas décadas se esté prestando atención a otras inteligencias.

Vamos a adentrarnos en el estudio de la teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner y sus colaboradores.

Las Inteligencias Múltiples (IM)

La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue ideada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner y sus colaboradores como contrapeso al modelo de una inteligencia única. Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia. Uno puede ser un graduado universitario exitoso y no por ello ser competente en muchas áreas de la vida: cómo sobrevivir en un isla desierta, cómo meter un gol, cómo cantar una canción, cómo mantener vivo un tiesto de geranios… Sin embargo, Gardner mantuvo la definición científica de la inteligencia, como la «capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos». Según esto, Albert Eistein no poseía una mayor inteligencia que Leo Messi o Mariah Carey, sino que cada uno de ellos ha desarrollado un tipo de inteligencia diferente que es útil para resolver problemas distintos. Por otro lado, hay individuos talentosos o prodigiosos que son capaces de desarrollar de forma extrema una de estas inteligencias: memorizar de forma fotográfica una lista de teléfonos, sentir dónde está la corriente de agua subterránea, realizar un retrato de una persona con todo detalle en un par de minutos… Estos casos excepcionales hicieron que Gardner pensase que hay muchas inteligencias independientes.

Ocho tipos de inteligencia

La investigación de Howard Gardner ha logrado identificar y definir hasta ocho tipos de inteligencia distintas. Sin embargo, ya hay autores que siguen añadiendo alguna más, además de la ya famosa «inteligencia emocional», que trataremos en otro tema. Pero, vamos a ver cuáles son estas ocho inteligencias.

Inteligencia lingüística

La inteligencia lingüística no solo hace referencia a la habilidad para la comunicación oral, sino a otras formas de comunicarse como la escritura, la gestualidad, la comunicación no verbal, etc.

La capacidad de dominar el lenguaje y poder comunicarnos con los demás es transversal a todas las culturas. Desde pequeños aprendemos a usar el idioma materno para podernos comunicar de manera eficaz.

Quienes mejor dominan esta capacidad de comunicar tienen una inteligencia lingüística superior. Profesiones en las cuales destaca este tipo de inteligencia podrían ser políticos, escritores, poetas, periodistas, actores, predicadores, traductores…

Inteligencia lógico-matemática

Como su propio nombre indica, este tipo de inteligencia se vincula a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. La rapidez para solucionar este tipo de problemas es el indicador que determina cuánta inteligencia lógico-matemática se tiene.

Cómo hemos visto antes, durante décadas, la inteligencia lógico-matemática fue considerada la inteligencia en bruto. Suponía el eje central del concepto de inteligencia, y se empleaba como regla común para detectar cuán inteligente era una persona.

Los famosos test de cociente intelectual (IQ) se fundamentan en este tipo de inteligencia y, en menor medida, en la inteligencia lingüística. Los científicos, economistas, académicos, ingenieros y matemáticos suelen destacar en esta clase de inteligencia.

Inteligencia visual-espacial

Es la habilidad que nos permite observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas. Las personas que destacan en este tipo de inteligencia suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles, además de un sentido personal por la estética. En esta inteligencia encontramos pintores, fotógrafos, diseñadores, publicistas, arquitectos, creativos… 

En esta inteligencia destacan también los ajedrecistas (que, a su vez, tienen una buena inteligencia lógico-matemática) y los profesionales de las artes visuales o los taxistas, que deben poseer un preciso mapa mental de las ciudades por las que transitan, o algunas personas cuyo sentido de la fisonomía les hace muy útiles en tareas policiales.

Inteligencia musical

Todas las culturas tienen algún tipo de música, más o menos elaborada. La música es un arte universal. Esto llevó a Gardner y sus colaboradores a entender que existe una inteligencia musical latente en todas las personas.

Algunas zonas del cerebro ejecutan funciones vinculadas con la interpretación y composición de música. Como cualquier otro tipo de inteligencia, puede entrenarse y perfeccionarse.

No es preciso recordar que los más aventajados en esta clase de inteligencia son los directores de orquesta, músicos, cantantes, miembros de un coro, los que leen y componen piezas musicales con facilidad y los que las arreglan. Sin embargo, vamos a ver que los danzantes y bailarinas tienen algo más que un sentido musical…

Inteligencia corporal y cinestésica

Las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones representan un aspecto esencial en el desarrollo de todas las culturas de la historia.

La habilidad para usar herramientas es considerada inteligencia corporal cinestésica. Por otra parte, hay un seguido de capacidades más intuitivas como el uso de la inteligencia corporal para expresar sentimientos mediante el cuerpo.

Son especialmente brillantes en este tipo de inteligencia bailarines, actores, deportistas y hasta cirujanos, alfareros o escultores, pues todos ellos tienen que emplear de manera racional sus habilidades físicas.

Inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal refiere a aquella inteligencia que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo en lo que se refiere a la regulación de las emociones y del foco de atención.

Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre estos elementos. Según Gardner, esta inteligencia también permite ahondar en su introspección y entender las razones por las cuales uno es de la manera que es.

Por otro lado, tanto saber distanciarse de una situación para quitarle importancia a acontecimiento con un gran impacto emocional negativo como saber identificar los propios sesgos de pensamiento o cambios de humor por razones biológicas u hormonales son herramientas muy útiles tanto para mantener un buen nivel de bienestar como para rendir mejor en diferentes aspectos de la vida.

Monjes, contemplativos, meditadores, poetas, escritores de diarios personales, psicólogos… pueden ser buenos exponentes de esta capacidad especial de visualizar los movimientos de la interioridad.

Inteligencia interpersonal

Se trata de una inteligencia que permite interpretar las palabras o gestos, o los objetivos y metas de cada persona. Además, la inteligencia interpersonal nos faculta para poder advertir cosas de las otras personas más allá de lo que nuestros sentidos logran captar. Más allá del binomio Introversión-Extraversión, la inteligencia interpersonal evalúa la capacidad para empatizar con las demás personas.

Es una inteligencia muy valiosa para las personas que trabajan con grupos numerosos. Su habilidad para detectar y entender las circunstancias y problemas de los demás resulta más sencillo si se posee (y se desarrolla) la inteligencia interpersonal. Comerciales, vendedores, profesores, psicólogos, sociólogos, terapeutas, orientadores, entrenadores, abogados y pedagogos son perfiles que suelen puntuar muy alto en este tipo de inteligencia.

Inteligencia naturalista

¿Quién no ha visto, por ejemplo, que cuando se regalan dos pequeñas macetas a dos personas, puede que una florezca y se convierta en una preciosa planta llena de flores en el balcón, y la otra languidezca, amarilla y seca o ahogada en un cenagal? ¡No todo el mundo tiene la misma capacidad de «conectar» con otros seres vivos!

Una de las últimas en unirse a esta lista, según Gardner, la inteligencia naturalista permite detectar, diferenciar y categorizar los aspectos vinculados al entorno, como por ejemplo las especies animales y vegetales o fenómenos relacionados con el clima, la geografía o los fenómenos de la naturaleza.

Esta clase de inteligencia fue añadida posteriormente al estudio original sobre las Inteligencias Múltiples de Gardner, concretamente en el año 1995. Gardner consideró necesario incluir esta categoría por tratarse de una de las inteligencias esenciales para la supervivencia del ser humano (o cualquier otra especie) y que ha tenido un gran papel en la evolución.

Hay que señalar que aunque para Gardner este tipo de inteligencia se desarrolló para facilitar el uso creativo de los recursos que nos brinda la naturaleza, actualmente su uso no solo se limita a los entornos en los que no hay construcciones humanas, sino que estos últimos también podrían ser «explorados» de la misma forma.

Personas como los veterinarios, médicos, botánicos, sanadores, fisioterapeutas, amantes de las mascotas, amigos de tener plantas en casa… pueden mostrar un gran desarrollo de esta inteligencia.

Unidad y complejidad

Gardner afirma que todas las personas poseemos cada una de las ocho clases de inteligencia, aunque cada cual destaca más en unas que en otras, no siendo ninguna de las ocho más importantes o valiosas que las demás. Generalmente, se requiere dominar gran parte de ellas para enfrentarnos a la vida, independientemente de la profesión que se ejerza. A fin de cuentas, la mayoría de trabajos precisan del uso de la mayoría de tipos de inteligencia.

La educación que se enseña en las aulas se empeña en ofrecer contenidos y procedimientos enfocados a evaluar los dos primeros tipos de inteligencia: lingüística y lógico-matemática. No obstante, esto resulta totalmente insuficiente en un proyecto de educación integral, holística, como el que pretendemos, indirectamente, en Diario Personal.

Más inteligencias…

Por otro lado, Howard Gardner ha señalado que lo importante de su teoría no son las 8 inteligencias que propone, sino el concepto de que el proceso cognitivo humano entraña procesos paralelos y relativamente independientes los unos de los otros. Por ello, ha señalado varias veces que posiblemente las inteligencias múltiples son más diversas aún que las que él ha propuesto, otras que no ha tenido en cuenta o que agrupa bajo el nombre de una sola inteligencia.

En esta línea, se está hablando también de una inteligencia espiritual, existencial, creativa, colaborativa, emocional…

Escribimos en nuestro diario personal

Después de toda esta teoría, es hora de escribir en nuestro diario personal. He aquí algunas pistas para la escritura:

  • ¿Qué me ha resultado novedoso de este artículo/entrada?
  • ¿Cuáles creo que son mis tres inteligencias más destacadas? (Puedes hacer aquí un test, si lo deseas).
  • ¿Cuáles son, por el contrario, las que creo poseer en menor grado?
  • Asocia cada una de las IM a un familiar, amigo o conocido que la posee con especial intensidad.
  • ¿Cuál es la inteligencia que te gustaría desarrollar más en este momento de tu vida, por las necesidades que tienes?
  • ¿Qué te propones hacer con esta concepción de tu persona como propietaria de una gran variedad de inteligencias?
  • ¿Qué quieres revisar, a partir de esta teoría, sobre tu forma de mirar a los demás o a ti mismo/a?
  • Según tus fortalezas en determinadas inteligencias, ¿se te ocurre algún tipo de entrada en tu diario que no sea necesariamente escrita? Por ejemplo, la foto de tu gato (naturalista), un trozo de partitura que te encanta (musical), el esquema de un paso de baile que estás aprendiendo (corporal), el desarrollo de un problema matemático que has logrado resolver (lógico-matemática), una conversación que has tenido (interpersonal)…
Para saber más y otros recursos:

Una respuesta a «Inteligencias múltiples»

Los comentarios están cerrados.