Categorías
Comienza Diario personal Educación Psicología Tema

Las dimensiones del ser humano

La persona desde todas sus facetas

Una forma de escribir nuestro diario es prestando atención a las distintas dimensiones del ser humano, un concepto que nos va a ayudar a diariar desde nuevas perspectivas con el objetivo de fomentar nuestro desarrollo humano holístico o integral.

Historia de un concepto

Este concepto de «dimensión» fue empleado por la filosofía personalista comunitaria de Emmanuel Mounier y nos ayuda a entender al ser humano como un conjunto que crece y se desarrolla a lo largo de toda su vida. Mounier habla de siete dimensiones: interioridad, corporeidad, comunicación, afrontamiento, libertad, trascendencia y acción. El prolífico filósofo Carlos Díaz Hernández ha sido el gran difusor de este pensamiento en España.

En los años sesenta, el filósofo Herbert Marcuse utilizó también este concepto en su libro El hombre unidimensional: Ensayo sobre la ideología
de la sociedad industrial avanzada
, publicado en 1964.

Recientemente, diversas psicologías humanistas han utilizado esta analogía de las dimensiones para promover el desarrollo integral de la persona.

Hacia una definición

Todos sabemos lo que son las dimensiones de un electrodoméstico o un mueble cuando vamos a comprarla: largo, alto, ancho o profundo. Los seres vivos, sin embargo, no tienen una dimensiones fijas, estables, sino que van cambiando, creciendo o decreciendo según su desarrollo o atrofia. Altura, peso, velocidad, flexibilidad, fuerza… van variando en una persona o en un animal a lo largo de la vida. ¿Podemos darles dimensiones a otras capacidades o facetas de la vida humana menos visibles como nuestras emociones, nuestras habilidades sociales, nuestra creatividad profesional?

Las dimensiones del ser humano comprenden todos aquellos ámbitos que encierran las potencialidades propias de hombres y mujeres. El desarrollo de dichas potencialidades se traduce en el crecimiento personal e integral, lo que vamos a llamar desarrollo humano holístico.

Para comprender este concepto, comencemos por la dimensión más sencilla: la física o corporal. Nuestro cuerpo, a los dos meses de edad era muy diferente al que tuvimos luego a los 2 años, 10 años, 18 años… ¡o 60! No solo por su tamaño, su peso o su forma, sino también por su fuerza, su flexibilidad, su resistencia al cansancio… Hemos podido desarrollar nuestra dimensión física de forma armónica cuando todos estos aspectos han ganado capacidad y habilidades con el paso del tiempo mediante la nutrición, el ejercicio, el descanso, el cuidado de la salud…

Pero, ¿qué es la persona?

Antes de hablar de las dimensiones de la persona, es importante definir qué es ser persona. Una de las definiciones clásicas es «un ser racional y consciente de sí mismo con identidad propia, dotado de sensibilidad,  inteligencia y voluntad  conformada por aspectos físicos como psíquicos que lo hacen único, singular e irrepetible».  Pero también hay definiciones más «sociales». Desde la óptica sociológica puede definirse persona como un ser sociable que vive y se desarrolla en sociedad, pero al mismo tiempo nunca deja de actuar con un carácter individual. Es decir somos “yo” y “nosotros” al mismo tiempo. Por eso algunos pensadores como Aristóteles definen al hombre como “animal sociable” y por tanto su naturaleza es «ser social».

La persona humana es un ser compuesto de muchas partes que no se pueden dividir o separar.  Para su estudio ha habido diferentes enfoques o modelos de persona a lo largo de la historia, todos ellos elaborados desde diversas visiones filosóficas y religiosas. Desde el clásico persona=cuerpo+alma hasta el «yo soy yo y mis circunstancias» de José Ortega y Gasset, hay infinidad de formas de entender la persona. Nosotros vamos a trabajar en dp con un modelo de ser humano dinámico, en perpetuo crecimiento, con muchas dimensiones relacionadas entre sí que conforman, sin embargo, un «todo» indivisible: la persona.

¿Cuántas dimensiones hay?

En los últimos años, han aparecido estudios que hablan de ocho dimensiones. En dp no nos vamos a ceñir a ellas.

En mi caso, llevo más de treinta años profundizando y trabajando con este concepto en los ámbitos educativo y de acompañamiento personal y espiritual y creo que hay muchas más dimensiones. En realidad, las dimensiones son realmente fractales. Cuando crees que has comprendido una, se divide en otras tantas. Nos centraremos en las 18 más importantes, según este esquema:

Las 18 dimensiones del ser humano con las que vamos a trabajar

Atendiendo al hecho de que la persona es una confluencia de individualidad y sociabilidad, vamos a decir que hay nueve dimensiones personales o individuales:

  • Corporal-Física
  • Psicológica
  • Comunicativa
  • Familiar
  • Histórica
  • Cognitiva
  • Creativa
  • Ética
  • Espiritual

Junto a ellos está otras nueve dimensiones sociales, que están relacionadas con las otras dos primarias entre las que se encuentran en el gráfico:

  • Afectiva-emocional
  • Sexual
  • Cultural
  • Social
  • Política
  • Racional
  • Estética
  • Económica
  • Religiosa

Todo hecho humano contiene todas las dimensiones

Todas las dimensiones están relacionadas, imbricadas entre sí. Todo hecho humano puede analizarse desde la óptica de cada una de las dimensiones. Profundizaremos en ello. He aquí un sencillo ejemplo para empezar:

Un chico y una chica se enamoran y deciden casarse. ¿Qué dimensiones humanas están presentes en este hecho? ¡Todas! Desde la corporal y sexual hasta la psicológica, económica, familiar, ética, religiosa… ¿Y la política? Naturalmente. Cómo nos casamos, cuándo nos casamos, quién nos casa… dependen en cada país y sociedad de leyes concretas. Incluso hay leyes que prohíben en algunos sitios los matrimonios entre personas de distintas religiones o castas, leyes que regulan el divorcio, leyes que controlan el número de hijos que una pareja puede tener, etc.

La analogía tridimensional

Para poder entender que en cualquier hecho humano se hallan presentes todas las dimensiones humanas en uno u otro grado, en vez de verlas en un plano es preferible comprenderlas tridimensionalmente, como una gema, una piedra preciosa multifacetada en la que, al mirar desde un punto, podemos ver todo el conjunto.

Cada una de las dimensiones son importantes en la conformación de la persona. Todos los procesos de desarrollo individual y la influencia del contexto social en el que se vive afectan a todas las dimensiones pues capacidades, habilidades y posibilidades específicas forman un todo indivisible. Cada una de ellas es tan importante que no se puede ver de forma aislada; un cambio en una de ellas afecta directamente a las otras.

Diariando desde las dimensiones humanas

A la hora de escribir sobre nuestra vida y experiencias diarias, podemos tomar cualquiera de estas dimensiones y escribir desde su perspectiva. En realidad vamos a dialogar con esa dimensión nuestra.

Incluso podemos prestar atención a dimensiones dentro de otras dimensiones hasta componer una visión integral, holística, de nuestra persona en ese momento, evento o acción. Cuanto más trabajemos con esta herramienta, más podremos aplicarla a la hora de diariar y más rico y profundo se harán nuestros escritos.

En las próximas entradas iremos profundizando en cada dimensión. Por ahora podemos escribir sobre este tema de forma general:

  • ¿Qué me ha resultado novedoso en este artículo?
  • ¿Cuáles creo que son las dimensiones más desarrolladas en mi persona?
  • ¿Qué dimensiones he descubierto que tengo un tanto olvidadas?
  • ¿Qué me aporta esta nueva visión a la hora de diariar?
  • ¿Entiendo que todas las dimensiones están interrelacionadas?

Otros textos y recursos: